¿QUÉ DEBO SABER ANTES DE ALQUILAR?

EN ALLIANZ ZONA BARCELONA TE PRESENTAMOS LAS 7 PREGUNTAS QUE TODA PERSONA QUE QUIERA ALQUILAR UN PISO DEBERÍA HACERLE AL PROPIETARIO O ADMINISTRADOR DE LA VIVIENDA

Imagen del post

 

Encontrar el piso de alquiler que se adapte a tus necesidades suele ser una tarea por lo menos complicada. Puede ser que el acuerdo sea entre particulares o que actúe una gestoría o una agencia de por medio. En cualquier caso, ya tengas trato directo con el propietario o con los administradores de fincas, hay ciertos detalles del piso que deberías saber y tener en cuenta antes de formalizar el contrato. Si quieres estar bien preparado para este paso tan importante, te recomendamos que leas las siguientes preguntas.

 

¿Qué estamos pagando con el alquiler?

La respuesta habitual puede ser la renta del piso. Pero lo cierto es que muchos propietarios pueden incluir otros conceptos, como por ejemplo el IBI, la comunidad o el impuesto sobre las basuras, los suministros, etc. El problema viene cuando la renta del piso tiene un precio pero luego a parte el inquilino tiene que abonar alguno de estos conceptos. Es bueno preguntar, qué está incluido y qué no cuando se pacta el precio de la vivienda.

 

¿Los suministros están dados de alta?

Si pones tu piso en alquiler, lo más habitual es que lo entregues con los suministros dados de alta. Sin embargo, puede haber casos en que esto no sea así, e incluso, que el alta nueva corra a cargo del inquilino, con sus correspondientes costes. Por esa razón es importante saber qué suministros están dados de alta, a nombre de quién están, si se ha de cambiar la titularidad o la domiciliación bancaria. También sería positivo que se hiciera una revisión del estado de los suministros con la entrada de cada nuevo arrendatario.

 

¿Todo funciona correctamente?

Antes de alquilar un piso deberías saber si todo lo que hay en la vivienda funciona correctamente: nevera, horno, calentador, grifería, etc. Probablemente cuando visites por primera vez el piso habrá muchos desperfectos que no detectes. Es habitual no descubrir todos los fallos de una casa hasta que no se vive en ella, es entonces cuando verás  las posibles humedades o cualquier otro deterioro de la vivienda. Sería recomendable hacer una lista de todos estos pequeños fallos, y pasársela al arrendador para que quede registrado que tú no has tenido nada que ver con ellos.

 

¿Quién va a reparar las posibles averías?

Está muy relacionado con el punto anterior, porque sí, ahora has detectado los fallos de la casa pero… ¿Quién los arregla? ¿Y quién repara los que se produzcan a partir de ahora? Por lo general el propietario debería arreglar todos los desperfectos de la casa que tú no hayas provocado, y más si dificultan la estancia. Por otro lado, tú deberías hacerte cargo de las averías ocasionadas por el uso habitual de la vivienda. Además, normalmente para estos casos se determina que el propietario tenga un seguro de hogar del continente (elementos fijos de la casa: paredes, puertas, ventanas, etc.), y que el inquilino contrate un seguro de hogar del contenido (elementos móviles de la casa: muebles, electrodomésticos, lámparas, etc.). Aunque si el propietario ha dejado algún tipo de mueble o electrodoméstico, tendrá que tener un seguro que cubra ambas partes de la casa.

 

¿De cuánto es la fianza?

El importe de la fianza se suele acordar mediante mensualidades de la renta. Lo más habitual es que ésta se establezca entre 1 y 3 meses (es decir, si al mes pagarías 500€ por el piso, la fianza puede variar entre 500€ y 1500€). El dinero de la fianza se utiliza para cubrir los posibles desperfectos que puedas ocasionar en la casa una vez la abandones.

De todas formas, la única exigencia legal sobre la fianza es el aporte de la cantidad equivalente a un mes, sin embargo el propietario está en su derecho de exigirte más. De ti dependerá si negocias esta cifra o no.

 

¿Los muebles se quedan en el piso?

Es posible que cuando vayas a ver una vivienda la encuentres amueblada, porque todavía está viviendo el anterior inquilino o porque los propietarios tienen ahí algún mueble. Es importante saber qué se va a ir y qué se va a quedar para que puedas planificar bien la compra o el traslado de tus muebles.

 

¿Se pueden hacer modificaciones en la casa?

A muchos propietarios no les gustan que se hagan modificaciones en sus viviendas, por eso si quieres hacer algo que implique, taladrar, agujerear o tirar paredes o tabiques mejor consúltalo con el dueño de la casa aunque sea una mejora sustancial de la vivienda. Muchas veces si se necesita hacer alguna obra (cambiar la cocina de gas por una vitrocerámica, por ejemplo), se puede hablar con el arrendador y pactar alguna rebaja del alquiler a cambio de hacer estos cambios en la estructura de la casa. Aunque recuerda, siempre será esencial que hables con el dueño primero.

 

Ahora que ya sabes todo lo que tienes que tener en cuenta antes de alquilar una vivienda, ya puedes empezar a buscar piso. Y si necesitas asesoramiento sobre cómo gestionar el seguro del hogar como inquilino, no dudes en contactar con Allianz Zona Barcelona.

Contacta con nuestros asesores digitales para cualquier duda sobre el seguro de hogar que te pueda surgir